EL MOLINO2020-04-28T15:40:21+00:00

¿Quiénes somos?

Era el año 1870. Cerca de la ciudad de Chivilcoy, al costado de un camino de tierra, lo que en ese momento era un lugar tan bueno como otro, se construyó un molino harinero. Unos cuantos años después, cuando el tren llegó a la zona, la estación cabecera se construyó al lado del molino. El progreso, de la mano del tren y del molino, dio origen al pueblo de Alberti.

En el mismo pueblo de aquel molino, con la misma fuerza, con la misma experiencia, pero en el año 2001, nació Molinos de Alberti S.A. El contexto político y económico era muy diferente, pero las ganas y el empuje estaban intactos.

En sus comienzos, Molinos de Alberti tenía una capacidad de molienda de 50 toneladas de trigo por día, capacidad de acopio de 1500 toneladas y solo producía harina 000. El año 2020 lo encuentra con una capacidad de molienda tres veces mayor, las plantas de acopio superan las 10.000 toneladas, se instaló una línea de homogeneización de harinas que permite la obtención de premezclas para fines específicos y elabora todas las líneas de harina tanto para necesidades industriales como domésticas.

Si bien está plantado en la tradición y la historia, incorporó tecnología de avanzada y hoy cuenta con tres laboratorios: uno para la recepción del trigo y dos para el análisis y control de calidad de las harinas. También desarrolla una panadería experimental donde continuamente hace pruebas de panificación que dan origen al desarrollo de nuevas líneas de harinas especiales.

Molinos de Alberti cree en la expansión, en el crecimiento y en la creación de nuevos productos. Por eso es que, respetando todos los requerimientos del SENASA, desarrolló una planta de alimentos balanceados destinados al ganado bovino y porcino.

Toda planta de elaboración de productos alimenticios en Argentina debe cumplir las normas de Buenas Prácticas de Manufacturas (BPM), pero fue a por más y es así que desde el año 2017 es auditado externamente y tiene la certificación IRAM.

En resumen, esto es lo que es Molinos de Alberti. No es solo un molino, es una empresa de tecnología de alimentos que busca la mejora continua, que quiere ser sustentable e inclusiva y que quiere hacer productos cada vez más sanos y más confiables.